12 de mayo de 2013

A CALICANTO


La habitación condenada

Cuatro por cuatro
Largo por ancho,
Un alto interminable.
Desde este mi rincón
Te he recorrido incansablemente
Este mi cubículo despreciable
Desmembrando las palabras estoy,
Llorando las lindezas y
He roto en mil pedazos,
Esas tus grandezas

Cuatro por cuatro, una habitación
Sola gran condenada
Rompe mi garganta con desolación
Eso, porque ya no me queda nada.


Grafito. 70x50

Archivo del blog